Un asunto realmente apasionante es saber ¿qué estrategias de inversión adoptan los business angels o las empresas de capital riesgo? Es sabido que co-invertir, es decir, que entren varios inversores a la vez es algo que gusta mucho a los inversores, porque con ello se tiende a considerar que el proyecto se evalúa mejor y, además, el riesgo es compartido.

En cambio, esta hipótesis que está tan extendida entre los inversores no siempre se cumple. A este respecto, se acaba de publicar un estudio realmente interesante realizado por tres investigadores de Escuela de Negocios de Harvard. Un estudio que ha durado 6 años, que ha permitido obtener una base de datos de 3.510 inversores individuales, que invirtieron en 12.577 compañías entre los años 1973 y 2003. Muchas operaciones donde el equipo investigador analizó todo tipo de datos biográficos de los inversores: incluyendo su etnia, educación o trayectoria profesional.

Los resultados de este amplio estudio son, cuanto menos, muy interesantes. Pero el titular fundamental es que cuando dos inversores coinvierten juntos porque “son amigos”, o tienen una gran afinidad, la rentabilidad de la inversión es inferior a cuando esa inversión se produce entre inversores “independientes”, esto es, que no se conocen.

En concreto, los investigadores trabajaron con los inversores en 5 preguntas clave: (1) ¿Qué características específicas influyeron en el deseo de las personas de trabajar juntas en un acuerdo de inversión? (2) ¿Cómo afecta la afinidad al rendimiento de la inversión? (3) ¿Los rasgos comunes que conducen a una mejor comunicación –confianza-, también conducen a una mejor toma de decisiones? (4) ¿La afinidad entre inversores reducen la toma de decisiones en detrimento de un acuerdo?

Los datos son contundentes: dos inversores que se graduaron en una misma escuela de negocios, por ejemplo, tienen un 34% más de probabilidades de colaborar para invertir juntos. Además, la probabilidad de coinvertir con otros miembros de tu misma etnia es casi un 40% superior que hacerlo con inversores de etnias diferentes.

Pero, por ejemplo, estos dos inversores que han acudido a la misma escuela de negocios y que son más propensos a coinvertir juntos, también lo son de tener una menor rentabilidad, en concreto, un 19% menos de rentabilidad que cuando la co-inversión se hace entre inversores que antes no se conocían.

¿A qué se puede deber esto?

La teoría financiera de carteras óptimas, siempre recomienda para protegerse contra el riesgo, que tus inversiones sean lo más independientes posibles entre sí. Cuanto menos “correlacionadas” estén esas inversiones, más protegido estás frente a un riesgo que contamine a toda la cartera. Así que la recomendación siempre es tratar de elegir activos con la mayor independencia posible entre sí (hay un ejemplo muy interesante sobre el Bitcoin en Sintetia, que recomendamos leer).

Pues lo mismo puede suceder si las personas que adoptan la decisión han estudiado juntas, o tienen los mismos criterios de evaluación o, simplemente son amigos y anteponen el criterio personal a la lógica financiera. Digamos que cuando dos amigos coinvierten están perdiendo esa independencia de análisis y, los datos muestran, que eso puede reducir la rentabilidad.

Así, por ejemplo, estos investigadores de Harvard encontraron que cuando dos inversores eran de la misma etnia tenían una rentabilidad un 20% inferior que cuando los co-inversores eran de etnias independientes.

O haber trabajado antiguamente en la misma empresa, y después invertir juntos, reduce la rentabilidad en un 17%, frente a aquellos que han tenido trayectorias laborales diferentes.

Parece que hay un “coste de la amistad”, y así se recoge en diversos estudios científicos. Y es que invertir va más allá de poner dinero. Implica tener derechos políticos sobre las sociedades, abordar decisiones complejas: contratación, nueva financiación, definir miembros en consejos de administración, adoptar decisiones críticas de estrategias, despidos…búsqueda de socios potenciales, y un largo etcétera. La afinidad, la amistad, que a priori parece que favorece la comunicación y la confianza entre inversores, también puede tener “un coste”, que es el de evitar el conflicto, posponer decisiones y, por tanto, no “pivotar” con la energía y la flexibilidad que se necesita en una startup, lo que se puede traducir en peores resultados de la inversión.

Con todo, la amistad, la confianza y la colaboración conjunta entre inversores es una gran vacuna para fracasar en el mundo del capital riesgo. Lo único que tenemos que tener cuidado es de no establecer unas lógicas de inversión y de toma de decisiones que se contaminen por criterios subjetivos o evitando conflictos…hay que pensar en aquello del padrino de “no es un tema personal, son sólo negocios”. Parece que funciona :)

Tips For Play Secure Bingo Paypal Online
jogos da barbie Blazers as well

All You Need To Know About Laptop Bags
free porn sites Margins also contracted by 50 basis points year over year

New York Internet to Open NJ Data Center
free hd porn Andros’s post was given to the Simon Bradstreet until 1692

How to Look Great Look Slimmer Instantly Part 1
rape porn The existing stores are in 4 downtown locations

How to look thinner by the clothes you wear
anime porn you can now assemble them

Check out the fashionable zentai costume
anime porn Baby Ant and Crazy 8

ValueVision Media Management Discusses Q4 2012 Results
youjizz a suede flat ankle boot pairing is cute and chic

Jackie O remembered on anniversary of 84th birthday
weight loss tips layering is your best friend
gay porn